h1

Redescubriendo…

23 junio, 2010

Mi padre siempre decía “hay dos tipos de lectores: el lector de salón y el de transporte público” y añadía “y hay que intentar ser de ambos tipos, la adaptación es la base de la evolución”.

Quizás no utilizase exáctamente esas palabras, pero en su esencia se podría resumir gran parte de mi educación; desde que tengo memoria he tenido un libro en mis manos, desde J. K. Rowling a Asimov, pasando por Julio Verne, Michael Crichton y un larguísimo etcétera, desde la narrativa, al teatro; la novela, al ensayo científico; e incluso mis propios pinitos entre las edades de 9 y 14 años de crear mundos de fantasía con relatos que quedaron olvidados en lo más profundo de mis papeles.

Sin embargo… y lamentablemente, mi padre no llegó a conocer la que, sin duda, hubiese calificado como la tercera clase de lectores: los lectores sin libro, entre la que ahora mismo me encuentro, después de un GRAN vacio literario en mi vida, promovido principalmente por la falta de efectivo para poder adquirir practicamente nada que no fuera comida; he conseguido después de algunos meses de ahorro hacerme con el tan esperado y preciado Ebook, que no he tardado en amortizar como es debido, en la menos de una semana que lleva en casa la maravillosa máquina de los sueños he dado buena cuenta de los sabios consejos de Sun Tzu en su “El Arte de la Guerra” he atesorado cada enseñanza y cada palabra de Eduard Punset en su “El Alma Está en el Cerebro” y por supuesto he disfrutado como la primera vez de mi amada J. K. Rowling en mi lectura anual de “La Piedra Filosofal”.

Es estupendo sentir como la magia de la palabra escrita vuelve a inundar mi cerebro y a ensanchar cada célula de mi cuerpo y todo gracias al Ebook…

Anuncios

4 comentarios

  1. Creo que no entendiste a tu padre, o yo le entiendo de otra manera. El soporte desde el que haces la lectura no es relevante, lo importante es como lees, en su caracterización. Lo del ebook sería relevante si hubiera algo dicho algo como: “hay dos tipos de lectores: los de tapa dura y los de tapa blanda”. Hay lectores de salón con ebook y lectores de transporte público con ebook, al igual que los hay de tapa dura y tapa blanda.

    Con todo y con eso, enhorabuena por tu nuevo ebook.


  2. La falta de efectivo no es disculpa para alejarse de la lectura, de momento las bibliotecas públicas siguen cumpliendo su cometido, son públicas y gratuitas. ¡Claro hay que hacer un esfuerzo en buscar, tomar y devolver un libro en la biblioteca! El devorador de lectura es aquel, que como Victor Hugo, cuando encuentra un papel en el suelo se agacha para leerlo.
    Me alegro de que el ebook te haya reenganchado a la lectura, pero donde esté el tacto, el olor y las, a veces, ilustraciones de un libro…


    • Tienes toda la razón… pero bueno, cada cual gasta su tiempo en lo que estima oportuno y nunca he sido amigo de bibliotecas, ya que amen de que me gusta que el libro sea mío, también me gusta leerlo sin ningún tipo de temporizador.



Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: