h1

Reflexiones sobre las Artes marciales y estilos de lucha.

8 junio, 2011

¿En qué consiste un arte marcial? ¿Cómo podríamos diferenciar un arte marcial de un estilo de lucha? Ambas preguntas deberían tener una misma respuesta sencilla y fácilmente resumible en tres palabras

“FILOSOFÍA DE VIDA”

Hace años que colgué el kimono, sin embargo recuerdo como si fueran de ayer las primeras palabras que me dijo mi viejo Sensei: Jesús Somolinos Guzmán D.E.P. (8º Dan de Judo) “El Judo y cualquier arte marcial, no es ningún deporte, sí, aquí vamos a hacer ejercicio, pero lo que os vamos a enseñar en este Dojo es a vivir.” Gracias a esas palabras y a sus posteriores enseñanzas he podido regir mi vida por los principios básicos de honestidad, humildad y honor que deben ser las bases de todo estudiante de artes marciales.

Pues bien… después de esta sentimentaloide introducción podríamos pasar a lo que realmente nos atañe, en un arte marcial, deben inculcarse unos principios, unos valores y unas formas de vivir la vida; el alumno debe estar dispuesto y abrir su mente a filosofías y formas de entender las situaciones cotidianas que probablemente, le resulten novedosas y generalmente sean extrañas para la mentalidad occidental, estos valores, habitualmente se encontrarán en el “Dojo-Kun” que todo buen dojo de un arte marcial japonés (habitualmente de Karate o Judo) debe tener bien visible en el lugar de enseñanza; en concreto he pensado que sería bueno incluir el que se encuentra en el Hombu Dojo (Dojo central) de la “Japan Karate Association” donde se inculca y practica el estilo Shotokan.

  • Respeto a los demás
  • Resfuerzo y constancia
  • Reprimir la violencia
  • Guardar siempre fidelidad
  • Perfección de la personalidad

A estos preceptos, mi experiencia práctica y teórica con las artes marciales me llevan a añadir la humildad y el respeto a todas las artes marciales, es decir, aquel que se autodenomine artista marcial no deberá NUNCA alardear de sus rangos o conocimientos de manera que sea en un dojo donde se vea reflejado su nivel, no confundir con mostrar orgulloso sus rangos y méritos en el ambiente adecuado y por supuesto JAMÁS menospreciar otro arte marcial, toda filosofía y estilo de lucha es tan respetable como la propia y debe ser tratada con la veneración que merece ya que este respeto te será devuelto de forma ecuánime.

Sin embargo… hay alumnos, que de forma consciente o inconsciente únicamente acuden a aprender artes marciales para formarse físicamente (o eso demuestran con sus actitudes y comentarios), rangos bajos de X escuela que menosprecian a rangos altos y medios de otras porque “su escuela es mejor”, individuos que en el entrenamiento diario combaten a sangre, estudiantes noveles que retan a aquellos que por no alardear dan la impresión de ser menos experimentados y reciben su merecido… Señores y señoritas… se han equivocado, ustedes buscan un estilo de lucha, boxeo o Kick boxing serían disciplinas más acordes a lo que desean que no es ni más ni menos que “repartir más” sin tener ningún tipo de trasfondo filosófico detrás.

Nadie les culpa, su desconocimiento sobre las artes marciales les han llevado al equívoco y la proliferación de información en la red y el fácil acceso a las competiciones de kumite les dieron el empujón que necesitaban para entrar en el lugar erróneo, siempre estamos a tiempo de rectificar y mejorar.

En resumen y para ir acabando, si estás pensando en formarte en algún arte marcial piensa si realmente lo que quieres es dar un cambio radical en tu forma de ver la vida y de vivirla o si lo que quieres es simplemente formarte físicamente y mejorar tus aptitudes y por supuesto, un último consejo, HUYE de aquellos gimnasios donde el instructor, el día que vas a informarte, te hable de lo que ha conseguido fisicamente o dejado de conseguir, en esos sitios aprenderás a luchar de forma acorde a la escuela que inculquen, pero no a vivir según sus enseñanzas.

Por supuesto, estas son mis opiniones, sois libres de expresar las vuestras y ¡si surge el debate mucho mejor!

Anuncios

3 comentarios

  1. En esto tienes razon, hoy dia, en el 50% de los centros se han perdido las enseñanzas de antaño(y cuando digo a antaño no me voy muy lejos, hace 15 años o asi), hoy en dia, lo unico que interesa es tener mas musculos que, y ser mejor que, y eso donde nos deja, en que un arte, que fue pasando en un prinicpio de generacion en generacion y poco a poco se fue abriendo al mundo, no como un sistema de defensa(que muchas originalmente empezaron como tal, vease el Judo, Aikido, Karate, etc,etc), sino como una manera de pensar, donde te enseñaban el respeto a tus superiores, es ayudar a aquellos que lo necesitaban, el nunca usar tu fuerza a menos que fuera necesario, hoy dia, todo eso a quedado atras, absorbido por una sociedad menos culta, menos respetuosa, en la que el respeto a un Sensei no deja de ser una tenue sombra de lo que deberia ser en realidad, hoy dia se pueden encontrar muy pocos centros en los que se enseñe verdaderamente la doctrina de un arte marcial, y si hablo desde la experiencia, hoy en dia, en cualquier centro al que vayas, lo unico que le interesa a la gente, es ver lo musculoso que estas y lo fuerte que eres, sitios donde la filosofia no cuenta, donde cualquier descerebrado puede aprender a usar tecnicas mortales que usaran para lucirse delante de los amigos y lamentablemente es una lastima(que no en todos los centros, generalizo pero no tanto).

    Donde quedaran esas largas horas de entrenamiento, donde lo que se entrenaba no era el curpo, sino la mente, donde enseñaban disciplina y autocontrol, verdaderamente es una lastima.


  2. Esta muy bien el pensar así. Aunque te equivoques:
    -Para empezar menosprecias el deporte, o lo pones claramente después de las artes marciales; cuando los deportes también tienen su filosofía implícita:
    inculca respeto hacia los demás, la constancia y el esfuerzo, y da salida al estrés y los demonios internos, hace que no estallemos por tonterías vamos. Es decir tus tres puntos, un poco cambiados (por que el tercero resultaba repetitivo con el primero: si respetas no te pones violento con el prójimo; tampoco hace falta reprimir nada si no darle una salida adecuada, y creo que nadie reprime violencia si no un compendio de cosas que te hacen ponerte violento en determinadas situaciones, unos mas frecuentemente que otros)
    -Tus dos últimos puntos no tienen que ser buenos para nada, el cuarto: La fidelidad es sencillamente absurda en los deportes ya sean marciales o de cualquier otro tipo. Si tienes un problema con el profesor por que no te parece bien su punto de vista, o los compañeros, o sencillamente te vienen mal para venir y han abierto otro sitio cerca de tu casa o no tienes dinero para pagar las cuotas de uno y el otro de pone mas facilidades. Es decir cualquier razón personal es valida. Se entienda la fidelidad como se entienda. De hecho creo que es un error bastante extendido fruto de mezclar pseudofiosofia oriental y occidental que hace que muchos sitios parezcan sectas.
    -El ultimo es el que te parece el mas alto, la supuesta filosofía que te hace mejorar como persona. De hecho es como una metapalabra que comprende tus cuatro puntos anteriores. Cuando los tres primeros, tomados en serio y cumplidos con rigor, te hace una persona para nada inferior moralmente a una persona con una filosofia rebuscadisima que ha alcanzado una supuesta iluminación y perfección de pensamiento.
    -Luego tu mención del boxeo y del Kick son bastante desafortunados. Porque no se vanaglorien de tener una supuesta filosofía no significa que no te inculquen unos valores de forma implícita. Son deportes marciales totalmente validos; que se centren un poco mas en la competición no significa nada, solo es un punto de vista. Punto de vista que claramente ha perdido otras supuestas artes marciales (vease ninjitsu o akido) que ni siquiera tienen formas de deportivas.
    Como te he dicho al principio no es malo pensar como tu: no le hace daño a nadie, si no que al contrario. Pero incurres en unos errores de logica que hacen que con el tiempo degeneren, pierdan la perspectiva, se enmarañen, institucionalicen, aíslen y en general se vallan para los extremos.


  3. Pakito:
    Quizá debieses plantearte descolgar el Judogi del armario y ver que, caramba, no te queda tan mal, después de éste tiempo…
    Si te apetece,escríbeme.
    Saludos para tí y tu familia.

    Javi.



Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: