h1

Los Fogones de Mjölnir, Capítulo 1: “Pastel” de carne con salsa de níscalos

23 noviembre, 2012

Buenas a todos y a todas y bienvenidos, una vez más a este, mi rincón, hoy, os traigo la que creo que va a ser la serie de artículos con la que más disfrute, tanto preparándola como con su posterior escritura (amén de la que mejor acogida tenga en casa).

¿Qué son “Los Fogones de Mjölnir”? Muy sencillo, como ya he dicho, se trata de una serie de pequeños artículos, en las que voy a detallaros mis aventuras culinarias, pondré fotos, impresiones de mis conejillos de indias y las recetas que vaya realizando; no voy a prometeros una periodicidad, pero espero y deseo que pueda subir un artículo a la semana, coincidiendo con el fin de semana que es cuando más tiempo tengo para dedicarme a la cocina, antes de comenzar con la primera aventura, quiero aclarar una cosa, si bien si he estudiado algo de hostelería (muy poco), no soy cocinero profesional y no me dedico a esto, de manera que el respetable me disculpe, si la cago y agradeceré cualquier comentario desde el respeto; dicho esto, tomen asiento, gusten de servirse una copa de vino y disfruten de la comida.

En este primer contacto, os traigo una receta que se me ocurrió tras ver el reportaje que se grabó en el Gastrochigre Trece, donde el chef montaba un aperitivo la mar de sencillo y que quedaba muy resultón en la presentación y tras mucho sopesar, hoy he decidido aventurarme y darle caña al fuego, comenzamos, con los ingredientes y los materiales que he usado.

Ingredientes para una persona:

  • Dos níscalos
  • Dos Patatas
  • Un diente de ajo
  • Una Cebolla
  • 1/4 de vaso de aceite (yo de oliva, virgen extra a ser posible)
  • 100Gr de carne picada *
  • Dos lonchas de jamón serrano
  • 50Gr de tomate frito
  • De tres a 7 granos de pimienta negra

Materiales:

  • Sartén y cazuela
  • Tabla de cortar
  • Cuchillos (grande y patatero)
  • Molde de 8cm de diámetro
  • Cucharón de madera

Preparación:

Antes de comenzar, os digo una cosa, siempre que uso la tabla o los cuchillos los lavo después, ya que no me gusta que se mezclen las cosas antes de que toca, dicho esto comenzamos.

Se pican la cebolla y los níscalos, se lamina el diente de ajo y se cortan las patatas en dados, de manera que quede más o menos como en las fotos.

A continuación, se calientan dos cucharadas de postre de aceite en la cazuela, una vez caliente, se añade la cebolla y el ajo, para que se rehoguen, mientras tanto,  en la sartén, se añaden 7 cucharadas de postre de aceite y una vez calientes se pochan las patatas. Una vez dorados la cebolla, el ajo y pochadas las patatas, se añaden estas y los níscalos picados a la cazuela, donde se mueven con el cucharón para mezclarlo bien, se tapan y se dejan cocer durante diez minutos con sus propios vapores, mientras se cuece, vamos a aprovechar para cocinar la carne picada en la sartén, no le añadimos sal ya que la el propio jugo del jamón serrano le dará sabor una vez montado en el plato.

Cuando lleve la mitad de la cocción (5 minutos) se añaden de 3 a 7 granos de pimienta negra (esto es al gusto, yo añado 5) y se remueve todo bien para que se mezclen más los sabores, finalmente, cuando queden un par de minutos se añade el tomate frito, se mezcla todo bien y se deja terminar de cocinar tapado; tras finalizar la cocción, se retira del fuego y se deja reposar durante dos minutos removiendo ocasionalmente la salsa.

Mientras que se cocinaba, se ha aprovechado para montar lo que será la base del plato, es decir, con el molde se han cruzado las dos lonchas de jamón serrano dejando en el centro un hueco donde posteriormente se echará la carne.

Una vez se ha terminado de cocinar la carne se mete dentro de la “cama” que le hemos hecho con el jamón, esto normalmente se va a hacer ayudándose con una cucharilla de postre, ya que el espacio en el que se trabajará será reducido

Posteriormente, se desmolda el “pastel” y se corona el plato rodeando la carne con la salsa de níscalos que ya ha reposado. la presentación final del plato debería ser algo similar a esto:

Y hasta aquí llega el primer capítulo, espero que lo hayáis disfrutado y espero vuestros comentarios.

* La carne picada que uso es 100% vacuno, la preparo dos días antes, utilizo para ello media cebolla picada (de picadora), dos huevos y medio vaso de vino tinto, todo esto lo mezclo bien de manera que haga una masa uniforme y la dejo bien tapada en la nevera, le da un sabor espectacular a la carne, nada que ver con lo que es si se hace la mezcla en el momento.
Anuncios

2 comentarios

  1. Que bueno tiene que estar, si señor, felicidades cocinero. Bsss


  2. Buena pinta, y buena combinación los niscalos con el jamoncete, tiene que estar eso de muette!! 🙂



Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: