Archive for the ‘Recetario’ Category

h1

Los Fogones de Mjölnir, Capítulo 2: “Cupcake” de ternera Cebolla y zanahoria

14 enero, 2013

logo fogones_2Muy buenas, queridos lectores, con bastante más tardanza de la que me hubiera gustado, hoy os traigo la segunda entrega de la que ya es mi serie favorita del blog; os estaréis preguntando por qué narices he tardado tanto en volver a meterme en la cocina, pues bien, resulta que he atravesado un par de meses bastante convulsos en mi vida profesional y esta falta de estabilidad ha afectado negativamente al resto de aspectos de mi existencia, pero parece que las cosas ya se han calmado y estabilizado, así que puedo retomar las viejas costumbres y aprovechando que mi buen amigo Miguel me ha regalado una estupenda vajilla nueva por Navidad (porque dice que el plato que usé para el primer capítulo es horrible), he decidido volver a ponerme a los mandos de mi cocina favorita, la mía.

Para esta entrada, he decidido que sería buena idea recuperar los moldes de “cupcakes” que tenía olvidados en un armario y hacer algo distinto con ellos, tan distinto como cubrir sus paredes con carne picada y rellenarlos de tomate, cebolla, ajo y zanahorias rehogados y sin más preámbulos, comenzamos.

Ingredientes para dos personas:

  • Media Cebolla
  • Una zanahoria
  • Un tomate
  • Dos dientes de ajo
  • 1/8 de vaso de aceite (yo de oliva, como siempre, virgen extra, a ser posible)
  • 300 Gr. de carne picada *
  • Especias al gusto

Materiales:

  • Sartén
  • Tabla para cortar
  • Cuchillo (grande y patatero)
  • Modes para cupcakes

Preparación:

Huelga decir, que yo limpio cuchillos y tabla siempre que cambio de alimento, y que las verduras se lavan antes de cocinar con ellas, dicho esto, vamos pues.

Precalentamos el horno a 220º (esto es una aproximación, ya que mi horno es de gas), mientras el horno va cogiendo calor, picamos la cebolla y el tomate y cortamos la zanahoria y el ajo en juliana; calentamos tres cucharadas de postre de aceite en la sartén y sazonamos y rehogamos la cebolla, el tomate, el ajo y la zanahoria, dejándolos aproximadamente a 3/4 de finalizar

Montamos la carne picada en los moldes para cupcakes, teniendo especial cuidado con dejar un espacio en el centro para poder rellenarlo con las verduras, vertemos 1/4 de cucharada de postre dentro de cada “cupcake” de ternera, y especiamos al gusto; en el caso de las que he hecho yo, he especiado tres de una forma y tres de otra: las que me he comido yo, han salido con pimienta negra, blanca, roja y verde molida y ajonjoli; y las que se ha comido la jefa, con orégano, un ligerísimo toque de pimienta blanca en polvo y ajonjoli (el ajonjoli al hornear le da un sabor tostado estupendo a la carne). Se hornea durante unos 30 minutos.

Cuando falten algo menos de 7 minutos para que acabe de hornear al carne, se vuelve a poner la verdura a fuego fuerte añadiendo lo que nos quede de aceite y removiendo constantemente, se deja reposar un minuto y se monta el relleno dentro de cada cupcake y se montan en el plato.

SAMSUNG

La carne picada que uso es 100% vacuno, la preparo dos días antes, utilizo para ello media cebolla picada (de picadora), dos huevos y medio vaso de vino tinto, todo esto lo mezclo bien de manera que haga una masa uniforme y la dejo bien tapada en la nevera, le da un sabor espectacular a la carne, nada que ver con lo que es si se hace la mezcla en el momento.

Anuncios
h1

Los Fogones de Mjölnir, Capítulo 1: “Pastel” de carne con salsa de níscalos

23 noviembre, 2012

Buenas a todos y a todas y bienvenidos, una vez más a este, mi rincón, hoy, os traigo la que creo que va a ser la serie de artículos con la que más disfrute, tanto preparándola como con su posterior escritura (amén de la que mejor acogida tenga en casa).

¿Qué son “Los Fogones de Mjölnir”? Muy sencillo, como ya he dicho, se trata de una serie de pequeños artículos, en las que voy a detallaros mis aventuras culinarias, pondré fotos, impresiones de mis conejillos de indias y las recetas que vaya realizando; no voy a prometeros una periodicidad, pero espero y deseo que pueda subir un artículo a la semana, coincidiendo con el fin de semana que es cuando más tiempo tengo para dedicarme a la cocina, antes de comenzar con la primera aventura, quiero aclarar una cosa, si bien si he estudiado algo de hostelería (muy poco), no soy cocinero profesional y no me dedico a esto, de manera que el respetable me disculpe, si la cago y agradeceré cualquier comentario desde el respeto; dicho esto, tomen asiento, gusten de servirse una copa de vino y disfruten de la comida.

En este primer contacto, os traigo una receta que se me ocurrió tras ver el reportaje que se grabó en el Gastrochigre Trece, donde el chef montaba un aperitivo la mar de sencillo y que quedaba muy resultón en la presentación y tras mucho sopesar, hoy he decidido aventurarme y darle caña al fuego, comenzamos, con los ingredientes y los materiales que he usado.

Ingredientes para una persona:

  • Dos níscalos
  • Dos Patatas
  • Un diente de ajo
  • Una Cebolla
  • 1/4 de vaso de aceite (yo de oliva, virgen extra a ser posible)
  • 100Gr de carne picada *
  • Dos lonchas de jamón serrano
  • 50Gr de tomate frito
  • De tres a 7 granos de pimienta negra

Materiales:

  • Sartén y cazuela
  • Tabla de cortar
  • Cuchillos (grande y patatero)
  • Molde de 8cm de diámetro
  • Cucharón de madera

Preparación:

Antes de comenzar, os digo una cosa, siempre que uso la tabla o los cuchillos los lavo después, ya que no me gusta que se mezclen las cosas antes de que toca, dicho esto comenzamos.

Se pican la cebolla y los níscalos, se lamina el diente de ajo y se cortan las patatas en dados, de manera que quede más o menos como en las fotos.

A continuación, se calientan dos cucharadas de postre de aceite en la cazuela, una vez caliente, se añade la cebolla y el ajo, para que se rehoguen, mientras tanto,  en la sartén, se añaden 7 cucharadas de postre de aceite y una vez calientes se pochan las patatas. Una vez dorados la cebolla, el ajo y pochadas las patatas, se añaden estas y los níscalos picados a la cazuela, donde se mueven con el cucharón para mezclarlo bien, se tapan y se dejan cocer durante diez minutos con sus propios vapores, mientras se cuece, vamos a aprovechar para cocinar la carne picada en la sartén, no le añadimos sal ya que la el propio jugo del jamón serrano le dará sabor una vez montado en el plato.

Cuando lleve la mitad de la cocción (5 minutos) se añaden de 3 a 7 granos de pimienta negra (esto es al gusto, yo añado 5) y se remueve todo bien para que se mezclen más los sabores, finalmente, cuando queden un par de minutos se añade el tomate frito, se mezcla todo bien y se deja terminar de cocinar tapado; tras finalizar la cocción, se retira del fuego y se deja reposar durante dos minutos removiendo ocasionalmente la salsa.

Mientras que se cocinaba, se ha aprovechado para montar lo que será la base del plato, es decir, con el molde se han cruzado las dos lonchas de jamón serrano dejando en el centro un hueco donde posteriormente se echará la carne.

Una vez se ha terminado de cocinar la carne se mete dentro de la “cama” que le hemos hecho con el jamón, esto normalmente se va a hacer ayudándose con una cucharilla de postre, ya que el espacio en el que se trabajará será reducido

Posteriormente, se desmolda el “pastel” y se corona el plato rodeando la carne con la salsa de níscalos que ya ha reposado. la presentación final del plato debería ser algo similar a esto:

Y hasta aquí llega el primer capítulo, espero que lo hayáis disfrutado y espero vuestros comentarios.

* La carne picada que uso es 100% vacuno, la preparo dos días antes, utilizo para ello media cebolla picada (de picadora), dos huevos y medio vaso de vino tinto, todo esto lo mezclo bien de manera que haga una masa uniforme y la dejo bien tapada en la nevera, le da un sabor espectacular a la carne, nada que ver con lo que es si se hace la mezcla en el momento.
h1

Hoy… lentejas

3 septiembre, 2010

Hoy como lentejas y a petición de la ilustrísima Jezabella aprovecho e inauguro una nueva categoría del Blog mis “receticas” y que mejor que hacerlo con las Lentejas a la Pacurriana (o lo que es lo mismo, modalidad “anticrisis”)

Comenzamos.

Ingredientes de 2 a 4 personas:

  • un pimiento (yo rojo, tu el que quieras)
  • Tres tomates
  • Una cebolla
  • Dos chorizos
  • Un vaso de lentejas (o en su defecto un bote de las que vienen ya cocidas, no es lo mismo, pero es más cómodo)
  • Una cucharada de aceite

Preparación.

Se cogen los dos chorizos, se les hacen un par de “agujeros” en los laterales (para que suden bien la grasaza y den sabor) y se echan a la olla (en mi caso robot de cocina, pero bueno); se lavan los tomates, se parten en cuatro trozos (quitanto la cabeza y el culo que amargan) y “pa’ la olla”; se lava el pimiento, se le retira la cabeza, el culo y el corazón (donde tiene las pipas, de manera que cuando todo el conjunto rompa a hervir circule el agua por dentro dando sabor al plato y siendo facilmente retirable de cara a sibaritas que no les guste el pimiento) y como todo lo anterior, a la olla; pelar la cebolla (retirando las dos primeras capas, la cabeza y el culo), picarla y a la olla con sus amigos; posteriormente se añade una cucharada de aceite y se deja al fuego removiéndolo hasta que la cebolla esté bien dorada.

Posteriormente, se añaden las lentejas y abundante agua (yo suelo añadir el triple de agua que de lentejas, es decir si uso un vaso, tiro tres de agua, si es un bote, pues lo propio; pero claro, todo depende de la cantidad de caldo se quiera tener) y se deja hervir durante 20 minutos, si se ha usado el bote de lentejas ya hervidas, o una hora en el caso de usar las de verdad, todo eso sin olvidarse de remover el conjunto de vez en cuando de manera que no se nos pegue nada, que a parte de dar mal sabor al plato, luego para limpiarlo es un coñazo MONUMENTAL.

Presentación:

Servir con los chorizos partidos de forma equitativa en un plato hondo, puede acompañarse con picatostes (trocitos de pan frito) o en su defecto con pequeñas raciones de arroz hervido y puede ser bañado con un Ribera del Duero a temperatura ambiente (o tirando un poco a fresco en verano, es decir mientras se cocina se puede meter en el frigorífico, para que no esté frío pero tampoco a los 40º del ambiente).

A %d blogueros les gusta esto: